KINTON BRANDS

La importancia del branding para tu negocio

Sucede que a veces creemos que sólo necesitamos campañas de marketing para promocionar nuestro producto o servicio, pero lo que no se tiene en cuenta es que eso no sirve de nada si detrás no hay una estrategia de branding con una marca sólida que sustente la comunicación. De igual modo ocurre a la inversa. Trabajar únicamente el branding no suele ser suficiente para alcanzar tus objetivos de venta. Es la combinación de ambas disciplinas lo que te pueden llevar al éxito. Hay que decir quién eres, lo que haces y porqué lo haces.

Hemos de ser conscientes del valor del branding en nuestro día a día y como éste nos ayuda en nuestras decisiones de compra. Una vez somos conscientes de ello ya no podemos no darle la importancia que requiere.

Por tanto, si crees que el branding no es importante para tu negocio, piensa cuáles son las marcas que compras habitualmente y cuáles son los motivos que te llevan a decantarte por ellas en lugar de otras y te darás cuenta de que la razón es que conectas de algún modo con ellas, ya sea por la propuesta de valor que ofrecen, lo que te hacen sentir, las experiencias que brindan o los valores que las identifican. Todas ellas son razones que van más allá del precio y que tienen mucho que ver con la emoción.

Trabajar adecuadamente la marca para lograr el posicionamiento deseado en la mente del consumidor y que le ayude a elegir entre un producto y otro se torna entonces inevitable.

Suele darse mucha importancia al logotipo como si la marca fuera sólo eso. Y nada más lejos de la realidad. Una marca es mucho más, la Marca es el principal activo de tu negocio. Es lo que hace relevante un proyecto o negocio.

Una marca es cómo te comunicas, qué dices, dónde lo dices, qué te diferencia, qué valor aportas, cuál es tu posición en el mercado, etc… y sí, también qué aspecto tienes y ahí, sólo ahí, es donde entra en juego la identidad visual y la marca gráfica.

El branding es una disciplina que vive en el medio plazo y requiere de un trabajo constante para que sus resultados se noten. Ahora bien, una marca no trabajada… eso se ve al segundo.

La marca está presente en todo lo referente a un negocio, es algo transversal, por lo que cada acción y comunicación con los clientes es branding. ¿Dejarías algo tan importante sin trabajar, sin cuidar y sin prestarle atención?

En un mundo donde prima lo inmediato, aquello que no lo es adquiere un valor mayor.

Para marcar la diferencia en tu negocio es importantísimo trabajar tu marca y saber gestionarla.

Tanto si tienes un pequeño negocio como una gran empresa, busca qué es lo que te diferencia, tu mayor valor, tu propósito y poténcialo.

En definitiva, lo importante es lo único que importa.

Elevamos la imagen de tu proyecto emprendedor

¿Tienes un producto, un servicio o un negocio? Pues tienes una marca. Tu decides como quieres gestionarla